Quiero que por un momento te imagines lo siguiente:

Tienes un blog en el que has puesto mucho esfuerzo, lo has creando con cariño, cada día piensas qué has de publicar al siguiente para el agrado de tus lectores, siempre estás tratando de mejorarlo, en fin... es TU blog. Para velar por su legitimidad, le creas un IBSN, y no conforme con eso, lo inscribes con una licencia Creative Commons... hay tanto trabajo invertido en él... cierto?

Y de repente comienzas a ver en la Web no uno ni dos, sino muchos blogs que son iguales al tuyo, una completa copia del tuyo, y los plagiadores ni siquiera se dieron el trabajo de cambiar algo, simplemente lo reprodujeron tal cual. Peor aún, las imitaciones tienen faltas de ortografía que el original no tiene ¿Cómo te sentirías? ¿Qué podrías hacer contra eso?

Y ahora extiende un poco más las alas de la imaginación y piensa:

Tú (o tu hermano(a), tu padre, tu novio(a), marido, esposa, hijo(a) o cualquier persona que te importe mucho), con sangre, sudor y lágrimas, después de golpear muchas puertas, después de mucho esfuerzo, has logrado publicar TU novela. Estás orgulloso del logro, se lo cuentas a todo el mundo, lo promocionas por donde quiera que vayas. Y cuando las cosas comienzan a marchar bien, te das cuenta que en la calle están vendiendo ediciones falsificadas de TU libro. ¿Cómo te sentirías? ¿Cómo podrías sacar las copias de la calle?

Estas dos situaciones son muy amargas para el legítimo propietario. Yo no soy escritora ni mis cercanos tampoco, pero si lo fuera(n), no me gustaría que cualquiera use mi trabajo y mis obras sin mi permiso expreso. La perspectiva cambia diametralmente cuando uno es el afectado, cuando los derechos pasados a llevar son los propios.

Para los que vienen recién llegando a mis blogs, solía poner a disposición de cualquier persona las descargas de cientos de libros, sin ningún fin comercial ni beneficio económico alguno para mi, sólo lo hacía pensando que así ayudaba a mucha gente a disfrutar de la lectura. Si bien esa parte es cierto, no es menos cierto que a la vez estaba perjudicando a muchas otras personas, a los propios autores que tanto nos hacen disfrutar con la genialidad de su pluma. Tampoco nunca pensé que con este sistema, además de llegar a la gente honesta que sólo quería leer, el material quedaba al alcance de personas inescrupulosas que sí acostumbran a lucrar con lo ajeno. O sea, dicho de otro modo, indirectamente me estaba haciendo cómplice de la piratería... qué fuerte...

Ahora bien, debo reconocer que no me di cuenta sola del error, fue necesario que una editorial reclamara por sus legítimos derechos para comprender la real dimensión del asunto y que esta no era la forma de difundir la cultura. El amor por los libros no es compatible con el atropello a los derechos de sus autores.

¿Que los libros son caros? Cierto. ¿Que el libro que quieres leer no se ha publicado en tu país? Probablemente cierto. ¿Que el libro que quieres leer no se ha traducido al español? Probablemente cierto. Pero una cosa no justifica la otra. No me gusta la gente que sube al TranSantiago (sistema de transporte colectivo en Santiago de Chile) sin pagar su tarifa porque sabe que el chofer no puede hacer nada. No me gusta el vecino que no paga la cuota de los guardias porque sabe que como el resto paga, igual puede usufructuar de la seguridad privada en el barrio. Luego por qué habría de ser distinto el hecho de leer un libro sin pagar por él?

Como proclamo ser una persona consecuente, he eliminado todos los links de descarga, sin distinción de autor ni editorial, y ahora sólo encontrarán aquellos que hayan sido autorizados expresamente por sus legítimos propietarios, o sea material de dominio público. Por esto:

"A contar de ahora comienzo una nueva etapa de difusión de literatura
en mis blogs, respetando íntegramente los derechos de propiedad intelectual
de autores y editoriales".

Por lo demás, me complace comentarles que prontamente comenzaré a publicar en mis blogs en colaboración con la Editorial Océano, la que aglutina múltiples fondos editoriales. En mis blogs seguirán encontrando las reseñas de libros de mi interés, pero ahora agregaré más información, reseñas oficiales, material autorizado cuando corresponda, primeros capítulos cuando sea posible, lo que está por salir, lo que viene, en fin... ciertamente creo que este cambio de enfoque es favorable y enriquecedor para mi y para todos mis lectores.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja tu mensaje...



Llévame a tu blog...



Si quieres llevarme a tu blog, copia el siguiente código, agrega un gadget de HTML, pega el código y listo... Gracias por escogerme!

Seguidores

Temas del Blog

¿Quién escribe?

Autores

Mis Visitas

contador de visitas

Felino-Reseñas

Leyendo...

Ahora estoy leyendo...
Night World. Cazadora
L. J.Smith

Reseña anterior

En línea

Mis Otros Blogs

Vampiros en la Biblioteca

Entre Libros y Libreros

Mi Gato-Librero